Categorías
Sin categoría

¿Qué tipo de implantes dentales hay?

Incluso para personas que tengan buenos hábitos de higiene bucal, la pérdida o deterioro de las piezas dentales es un proceso inevitable. Sin embargo, este problema tiene una solución sencilla. Los especialistas en odontología recomiendan el uso de implantes dentales, una técnica que permite reemplazar el diente o dientes perdidos y recuperar una sonrisa natural y saludable. Esta es una de las mejores opciones, pues son firmes, fuertes, resistentes y, en la mayoría de los casos, son útiles durante muchos años e incluso durante toda la vida.

Por lo general, se consideran principalmente dos tipos de implantes dentales, estos son: implantes dentales endo-óseos (osteointegrados) y los subperiósticos (yuxta-óseos). Estos últimos pueden ser cilíndricos, de tornillo o laminados.

Pero también, en función de su colocación, los implantes se clasifican a su vez en all on 4 y all on 6, de carga inmediata y en dos fases.

Principales tipos de implantes dentales

Conocer los distintos tipos de implantes dentales es útil, pues te ayudará a entender los ventajas y desventajas de cada una de las opciones, y a comprender mejor el proceso para afrontar la intervención más tranquilamente. Ahora bien, es tu dentista de confianza quien conoce mejor la situación de tu dentadura y quien podrá asesorarte de la manera más correcta.

Implantes subperiósticos: este tipo de implantes dentales se comparan con una silla de montar, pues la estructura metálica rodea el diente. Se instalan debajo del tejido de las encías, dejando unos pequeños salientes de la estructura que servirán de soporte para las piezas dentales nuevas. Principalmente, este tipo de implantes se utiliza para pacientes que no pueden usar dentaduras convencionales y que tienen una altura ósea mínima.

Implantes osteointegrados: estos implantes se instalan directamente en el maxilar, perforando un orificio piloto en el hueso alveolar, donde se ubicaría una pieza con forma cilíndrica o de tornillo, que serviría de anclaje para el diente de reemplazo. Como su nombre indica, la nueva pieza dental se incorporaría dentro de los huesos de la mandíbula. Este tipo de implantes no es aconsejable para menores de edad, pues están en periodo de crecimiento.

Se dividen en tres grupos: cilíndricos, de tornillo y laminados. En todos ellos se utilizan piezas de titanio, de porcelana o circonio, escogiendo un material y otro dependiendo de la forma y ubicación del diente.

Tipos de implantes dentales en función de la colocación All on 4 y all on 6:  en el caso de los pacientes que hayan sufrido una pérdida total o parcial de sus piezas dentales, estas técnicas instalan de manera simultánea un arco completo de cuatro implantes y hasta seis implantes. Ambas modalidades ofrecen rapidez en el tratamiento, pues requieren un número menor de intervenciones.

De carga inmediata: entre 24 y 48 horas después de la instalación del implante, se procede a colocar una prótesis provisional. Esta técnica está pensada para pacientes que han perdido uno o varios dientes o han sufrido un grave deterioro de estos.

En dos fases: la colocación del implante se realiza en dos fases quirúrgicas. En primer lugar, se coloca el implante y un pequeño tornillo encima, en la segunda fase se procede a instalar un tapón de cicatrización sobre el implante, permitiendo que los tejidos de alrededor sanen.

Categorías
Sin categoría

¿Cuánto cuesta un implante dental en Madrid?

La cirugía de implantes dentales es un procedimiento que reemplaza las raíces de los dientes con pernos metálicos que parecen tornillos y reemplaza el diente faltante, o dañado, con un diente artificial que tiene el mismo aspecto y cumple la misma función que el diente original. Esta cirugía ofrece una alternativa a las dentaduras o a los puentes que no se fijan bien, y puede es una opción cuando una falta de raíces en los dientes naturales no permite la creación de dentaduras o reemplazos de dientes con puentes.

El método seguido para una cirugía de implante dental va a depender del tipo de implante y del estado de la mandíbula. El beneficio principal de los implantes es un soporte sólido para los nuevos dientes, un proceso que requiere que el hueso se cicatrice fuertemente alrededor del implante.

Debido a que esta cicatrización ósea lleva tiempo, el proceso puede llevar varios meses. Este tratamiento es seguro y fiable, con un porcentaje de osteointegración del implante del 98,5%, en los casos en los que no se pudiera integrar, el implante puede ser colocado al cabo de un tiempo nuevamente, ya que no significa que haya habido un rechazo, sino una falta de estabilidad entre el hueso y el implante.

Colocación del implante

La colocación de un implante dental paso a paso consta tradicionalmente de tres fases:

Paso 1:  en este primer paso se introduce el implante en el hueso, dejándolo enterrado bajo la encía. Así el implante quedará protegido de posibles infecciones mientras se produce el proceso de osteointegración, esto es, la unión del implante al hueso. Habrá que esperar entre dos y cuatro meses para pasar a la siguiente parte del proceso.

Paso 2: se realizará una pequeña incisión en la encía para comprobar que el implante se ha integrado correctamente en el hueso y se conectará a este el pilar de cicatrización, que quedará visible sobre la encía.

Paso 3: después de entre dos y cuatro semanas se podrá comenzar a fabricar y colocar los dientes sobre los implantes ya integrados.

Hoy en día se intenta que las cirugías sean lo menos invasivas posibles. En ocasiones, la cantidad de hueso que presenta el paciente no es la idónea, en casos así se tiene que realizar previamente a la colocación de los implantes injertos óseos o elevaciones de seno con el fin de conseguir la altura o el grosor de hueso necesario para poder emplazarlos.

Después de la colocación de la prótesis, es fundamental seguir siempre las recomendaciones del implantólogo y realizar visitas periódicas de mantenimiento para que los implantes puedan vivir durante muchos años de forma saludable y práctica, permitiéndote la misma libertad para comer y sonreír que un diente natural.

En Simetría dental se cuenta con las últimas tecnologías en implantes dentales y se trabaja con los mejores materiales y los mejores profesionales para que esta importante decisión quede en buenas manos. Consiguiendo así un tratamiento garantizado, donde cualquier problema que pueda surgir durante el periodo de garantía no suponga un coste adicional.

Categorías
Sin categoría

¿Cómo quitar el color amarillo de los dientes?

Los dientes amarillentos son uno de los problemas de estética dental que con más frecuencia se encuentran los odontólogos en sus clínicas. Unos dientes de color amarillo no son en sí mismos una patología dental, pero muchos pacientes sienten que su sonrisa no es todo lo atractiva que quisieran. Muchos de ellos, por este motivo, acaban desarrollando problemas de confianza y autoestima, especialmente en una sociedad como la nuestra, que considera el aspecto de la sonrisa como un signo de juventud, encanto y éxito social.

Causas de los dientes amarillos

Causas genéticas: hay un condicionante genético importante que define la coloración de nuestros dientes desde que nacemos. Además, también existen enfermedades congénitas que provocan defectos en el esmalte y en la dentina, haciendo que estos adquieran un color amarillento o incluso marrón.

Edad: con el paso del tiempo los dientes pierden el blanco inmaculado de la juventud y muchos pacientes llegan a la edad adulta con los dientes de una tonalidad amarillenta. Una higiene bucal incorrecta y la propia evolución del diente con la edad (desgaste del esmalte y el engrosamiento de la dentina), también contribuyen a que los dientes pierdan el blanco que tenían originalmente.

Tabaco: el consumo habitual de cigarrillos, puros, pipas, etc, suele causar que los dientes adquieran un color amarillento o grisáceo, fruto de la tinción causada por la nicotina.

Alimentos y bebidas que tiñen los dientes: el consumo de vino tinto, café, té, refrescos de cola. También sucede con los alimentos que contienen carotenos, como las zanahorias, el tomate o las espinacas. En algunos lugares el agua también puede amarillear los dientes, pues contiene enormes cantidades de flúor.

Fármacos: algunos fármacos como las tetraciclinas también pueden afectar a la tonalidad del esmalte de los dientes.

Tratamientos para blanquear los dientes amarillos

Lo mejor para evitar que los dientes amarilleen es tener en cuenta las causas que lo provocan, pero si lo que buscas son soluciones a posteriori, lo mejor es acudir a profesionales. Muchos tratamientos caseros de blanqueamiento no tienen capacidad terapéutica, y algunos pueden resultar perjudiciales. Lo ideal es acudir al dentista para ver cuál es la mejor opción y, sobre todo, descartar alguna patología previa.

Existen, fundamentalmente, dos soluciones eficaces para atajar este problema:

Blanqueamientos dentales: los blanqueamientos dentales profesionales son el único método científicamente eficaz para devolver el blanco a los dientes amarillos. Existen distintos tipos, pero todos se basan en un gel de peróxido de hidrógeno que oxigena los tejidos internos del diente sin dañar su estructura. Carillas: las carillas son tratamientos de estética dental que recomponen la parte anterior de los dientes usando diversos materiales, en función de la carilla elegida. Estos tratamientos son más caros y algo más invasivos que los blanqueamientos, por lo que probablemente tu odontólogo sólo te los recomiende en caso de que haya problemas estéticos asociales (huecos entre los dientes, dientes partidos…) o no seas un paciente apto para un blanqueamiento por alguna razón particular.

Categorías
Sin categoría

¿Cuánto cuesta un blanqueamiento dental en Madrid?

Una de las primeras cosas que observamos al conocer a alguien es su boca. Una imagen de una sonrisa blanca y cuidada siempre produce mejor impresión que una que no lo sea tanto. Por este motivo, en los últimos años, se ha incrementado el número de servicios demandados a los profesionales de la odontología en temas de blanqueamiento dental. Ahora bien, a muchas personas pueden surgirle dudas acerca de este tema, como cuál es la forma de hacerlo o que peligros y cuidados deberíamos tener en cuenta.

¿En qué consiste un blanqueamiento dental?

Un blanqueamiento dental es un tratamiento odontológico, no se trata de algo meramente estético que pueda hacerse en cualquier lugar. Es decir, es un tratamiento por el que se puede modificar el color de los dientes haciéndolos más claros, y debe de ser efectuado por un dentista colegiado que será quien diga los requisitos previos de salud que debemos cumplir. El profesional nos debe de hacer un diagnóstico previo para ver que no hay peligro para las encías, tejidos blandos o dientes. Debe ser el que compruebe que todo se hace adecuadamente y siga el tratamiento de forma directa.

Normalmente este proceso no es doloroso. Quizá algún paciente con sensibilidad extrema pueda sentir cierta molestia, como sentiría al comer un helado una bebida fría. En ocasiones puede tomarse algún tipo de medida, bien referente a modificar alguna pauta del tratamiento o bien a utilizar colutorios o pastas dentífricas que colaboren en hacer que la sensibilidad se atenúe o desaparezca. Una leyenda muy extendida es que puede dañar el esmalte, pero si el tratamiento se efectúa de manera correcta siguiendo las instrucciones del dentista y se emplea un producto seguro no hay riesgo de que eso suceda.

Este tratamiento se realiza de manera diferente si el diente está vital o no lo está. El blanqueamiento no vital se realiza en un diente que ha tenido tratamiento de endodoncia y ya no tiene nervio. El blanqueamiento en dientes vitales es el procedimiento más común de blanqueamiento dental. 

Actualmente, el método más efectivo para este tratamiento es de zoom de Philips. Consiste en una sesión clínica de una hora y media aproximadamente, donde se coloca un gel blanqueador sobre la superficie de los dientes y se potencia su efecto con luz led. El proceso dura quince minutos y puede repetirse hasta cuatro veces. Dependiendo del paciente puede conseguirse un mayor o menor aclaramiento. Esto depende mucho del color inicial del diente. En Simetríadental se apuesta por la tecnología más avanzada y se trata cada caso de forma personalizada para conseguir el mejor resultado.

¿Cómo es el procedimiento?

El primer paso previo al blanqueamiento dental es realizar una limpieza con ultrasonidos y un control para detectar cualquier patología presente. Se realizan, en una misma cita, cuatro sesiones con peróxido de Hidrógeno, cambiando el gel entre sesión y sesión. El compuesto se activa por medio de una lámpara led especial. El blanqueamiento se complementa con un tratamiento domiciliario a base de peróxido de carbamida durante dos semanas durante la noche.