Categorías
Sin categoría

¿Cómo quitar el color amarillo de los dientes?

Los dientes amarillentos son uno de los problemas de estética dental que con más frecuencia se encuentran los odontólogos en sus clínicas. Unos dientes de color amarillo no son en sí mismos una patología dental, pero muchos pacientes sienten que su sonrisa no es todo lo atractiva que quisieran. Muchos de ellos, por este motivo, acaban desarrollando problemas de confianza y autoestima, especialmente en una sociedad como la nuestra, que considera el aspecto de la sonrisa como un signo de juventud, encanto y éxito social.

Causas de los dientes amarillos

Causas genéticas: hay un condicionante genético importante que define la coloración de nuestros dientes desde que nacemos. Además, también existen enfermedades congénitas que provocan defectos en el esmalte y en la dentina, haciendo que estos adquieran un color amarillento o incluso marrón.

Edad: con el paso del tiempo los dientes pierden el blanco inmaculado de la juventud y muchos pacientes llegan a la edad adulta con los dientes de una tonalidad amarillenta. Una higiene bucal incorrecta y la propia evolución del diente con la edad (desgaste del esmalte y el engrosamiento de la dentina), también contribuyen a que los dientes pierdan el blanco que tenían originalmente.

Tabaco: el consumo habitual de cigarrillos, puros, pipas, etc, suele causar que los dientes adquieran un color amarillento o grisáceo, fruto de la tinción causada por la nicotina.

Alimentos y bebidas que tiñen los dientes: el consumo de vino tinto, café, té, refrescos de cola. También sucede con los alimentos que contienen carotenos, como las zanahorias, el tomate o las espinacas. En algunos lugares el agua también puede amarillear los dientes, pues contiene enormes cantidades de flúor.

Fármacos: algunos fármacos como las tetraciclinas también pueden afectar a la tonalidad del esmalte de los dientes.

Tratamientos para blanquear los dientes amarillos

Lo mejor para evitar que los dientes amarilleen es tener en cuenta las causas que lo provocan, pero si lo que buscas son soluciones a posteriori, lo mejor es acudir a profesionales. Muchos tratamientos caseros de blanqueamiento no tienen capacidad terapéutica, y algunos pueden resultar perjudiciales. Lo ideal es acudir al dentista para ver cuál es la mejor opción y, sobre todo, descartar alguna patología previa.

Existen, fundamentalmente, dos soluciones eficaces para atajar este problema:

Blanqueamientos dentales: los blanqueamientos dentales profesionales son el único método científicamente eficaz para devolver el blanco a los dientes amarillos. Existen distintos tipos, pero todos se basan en un gel de peróxido de hidrógeno que oxigena los tejidos internos del diente sin dañar su estructura. Carillas: las carillas son tratamientos de estética dental que recomponen la parte anterior de los dientes usando diversos materiales, en función de la carilla elegida. Estos tratamientos son más caros y algo más invasivos que los blanqueamientos, por lo que probablemente tu odontólogo sólo te los recomiende en caso de que haya problemas estéticos asociales (huecos entre los dientes, dientes partidos…) o no seas un paciente apto para un blanqueamiento por alguna razón particular.