Categorías
Sin categoría

Limpieza bucal: ¿Cuántos tipos existen? ¿En qué consisten?

A pesar de tener una muy buena higiene bucal, siempre hay zonas de difícil acceso que tienden a acumular restos de comida. Esto genera una suciedad molesta que se debe eliminar.

¿Cómo hacerlo? Con una limpieza bucal. 

Pero, ¿Qué es una limpieza bucal? ¿Cuántos tipos existen y para qué usamos cada una de ellas? A continuación vamos a verlo.

¿Qué es una limpieza bucal?

Como hemos comentado, es muy difícil eliminar la placa bacteriana al 100% solo con el cepillo de dientes y el hilo dental. Cuando la placa bacteriana no se elimina, se mineraliza y se forma el sarro, que es una capa amarillenta que se adhiere al esmalte del diente.

El sarro, a su vez, ayuda a acumular más placa bacteriana y hace que sea mucho más difícil eliminarla de forma casera. La cuestión es que el sarro puede ser peligroso para tus dientes ya que la capa bacteriana va dañando los dientes e incluso puede llegar a provocar algunas enfermedades como, por ejemplo, la gingivitis o la periodontitis.

En los casos más extremos de acumulación de sarro se puede incluso a llegar a perder el diente.

Es por esto por lo que existe lo que llamamos limpieza bucal o dental. Consiste en que un higienista retire el sarro acumulado en los dientes para evitar estas enfermedades que hemos nombrado. Se debe realizar siempre en una clínica dental y a manos de profesionales.

¿Cuántos tipos de limpieza bucal existen?

Existen dos tipos de limpieza dental que se pueden realizar en una clínica profesional. Una es un tratamiento preventivo y la otra un tratamiento correctivo. La primera se realiza cuando un paciente tiene las encías sanas, mientras que la segunda se usa cuando el paciente ya tiene una enfermedad periodontal, relacionada con la acumulación de bacterias.

¿En qué consiste la limpieza bucal en pacientes con encías sanas?

Esta limpieza preventiva se realiza solo cuando el sarro se encuentra por encima de los dientes, es decir, que no se ha acumulado debajo de la encía. Esta limpieza es muy sencilla y se realiza en tres pasos:

Se aplica diente por diente un aparato de ultrasonido que emite una vibración muy pequeña y que ayuda a romper el sarro para que se despegue del esmalte y deje la superficie limpia.

Se pasa una cinta que pule el espacio que hay entre los dientes para poder eliminar el sarro que queda en la zona. Finalmente se pasa un hilo dental para acabar la limpieza.

El último paso es el de la fase de pulido, que se realiza con un cepillo y pasta granulada para eliminar las pequeñas manchas que se pueden haber acumulado en el esmalte.

Limpieza bucal en pacientes con una enfermedad periodontal

Este tipo de limpieza es mucho más profunda ya que se realiza cuando hay sarro acumulado debajo de la encía. En estos casos es necesario eliminarlo para que la enfermedad no vaya a más y se produzca la pérdida dental. Este procedimiento se realiza con anestesia local ya que puede resultar un poco molesto.

Recuerda realizar tus tratamientos dentales en centros especializados. No juegues con la salud de tu boca.